«

»

dic 15

Jugando a Colonos de Catán y Catán historias: Los colonos de Europa

Colonos Catán

Este mes de diciembre he tenido la oportunidad de jugar a un juego de mesa fundamental, Colonos de Catán, y una variación del mismo bastante interesante, Catán historias: Los colonos de Europa. Es una suerte que mi grupo de rol esté compuesto por gente a la que todo lo que sea ludear le viene bien. Como yo, vaya.

El caso es que tras jugar una partida a cada uno ya tengo una idea de cuál es mi favorito, como explicaré a continuación.

Colonos de Catán es un clásico, algo así como “El señor de los anillos” de los juegos de mesa. ¿Por qué? Pienso que se debe a que su mecánica de recursos y construcción es sencilla pero obliga a pensar una estrategia para conseguir los mejores lugares para los pueblos. Y, por supuesto, también requiere imaginación para predecir qué movimientos harán los rivales y adelantarnos a ellos.

El sistema de puntos de victoria me gusta, con objetivos extras como conseguir la ruta más larga o la guardia de la ciudad. Ahora bien, si en algún momento empiezas a descolgarte de los demás jugadores lo más probable es que te tires un rato esperando a que termine la partida, sin posibilidad de hacer prácticamente nada.

Catán Historias Colonos Europa

La jugabilidad de Catán historias: Los colonos de Europa está más evolucionada respecto al juego inventado por Klaus Teuber. El problema que comenté en el párrafo anterior se arregla con las monedas de oro, que reciben los jugadores que no consiguen recursos. Esas monedas sirven para comprar luego esos mismos recursos, lo que da muchas más posibilidades y facilita que la partida tenga más emoción hasta el final.

Por contra, los turnos son bastante más lentos que en Colonos de Catán. Es normal: a más posibilidades, más jugadas que pensar por parte de los jugadores. Otro elemento que añade complejidad es que el tablero pasa de ser un hexágono al mapa de Europa. ¡Y con dos variaciones! Uno simple que excluye a la península ibérica y el archipiélago británico, y otro que sí lo incluye.

A pesar de que Catán historias me gusta bastante más que Colonos de Catán, éste sigue siendo un título imprescindible para todo aquel que le gusten los juegos de mesa. Tras este clásico espero poder probar pronto otro de los imprescindibles: el Carcassonne de Klaus-Jürgen Wrede. Si tenéis alguna recomendación acerca de otros juegos “básicos”, ¡no dudéis en dejarlas en los comentarios!

2 comentarios

  1. Vulzen

    Yeah! Tenemos que ir un día al Play Planet, a ver si tienen el de América y nos echamos una partida. También del juego original hay tres o cuatro expansiones que imagino que incrementan la complejidad y la jugabilidad y que deberían evitar ese estancamiento. Hay un Catán también de Star Trek que es como el original pero además introduce a los personajes de la serie, cada uno con su habilidad. Además, a ti que acabas de hacer el curso este de Egipto igual te gustará saber que también hay un Catán de Egipto en el que meten dioses egipcios y el río Nilo xD

  2. Daniel Mayoralas

    Lo divertido de los colonos de Catan es jugar a hacer el MAL, cortando carreteras de los rivales, monopolizando recursos, haciendo uso y abuso del ladrón… Gran artículo Isra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>